separacion


Si después de muchos esfuerzos es imposible prolongar la convivencia, siguen rigiendo normas de salud y buen trato para la pareja. Aunque a veces no se puede eludir las discusiones, existen parejas que siguen siendo civilizadas después de una separación. En el caso de ser padres, agregado a que ellos como individuos se vana sentir mejor si no perjudican al otro, los hijos se benefician aprendiendo que separarse no significa odiarse.


 Los padres que se separan deben enseñar a sus hijos que no vivir juntos no significa ser enemigos, si no, que no persiste el placer de compartir la casa uno con otro. Pero debe subrayarse que los menores tendrán un efecto  en los sentimientos parentales.

 No debe hablarse  mal del otro, sino facilitar la convivencia y el contacto con el otro. Incluso pedir  asesoramiento profesional de la pareja y en los hijos.




Puesto que la separación es, en gran parte de ocasiones, un intento de solucionar las cosas (como alternativa al divorcio irreversible) siempre es conveniente que la pareja, en vez de limitarse a la separación, se someta a algun tipo de asesoramiento, como la mediación familiar.

Si quieres saber como está regulada la separación en España, aquí tienes una breve explicación que te servirá para acudir a tu asesor mas informado, y así poder valorar sus conocimientos.